EL CAMPO ES ANCHO Y AJENO.

Segunda quincena abril 2019.

EL CAMPO ES ANCHO Y AJENO.

La historia económica del Uruguay de las primeras décadas del siglo 21 incluye como rasgo sobresaliente, la creciente presencia de grandes grupos económicos en la propiedad de la tierra.

Durante sucesivos gobiernos militares, colorados, blancos y del Frente Amplio creció la presencia de capitales extranjeros pasando de poseer el 2% de las tierras orientales a superar el 40% en la actualidad. No se trató en este caso como en los finales del siglo 19 y comienzos del 20 de pequeños colonos con intención de instalarse. La fase reciente de extranjerización de la tierra incluyó la conformación de latifundios de enormes dimensiones.

Grandes empresas escandinavas, estadounidenses, francesas, españolas, expandieron monocultivos de eucaliptus y soja controlando además los eslabones posteriores de la cadena. En las plantaciones de eucaliptus mediante fábricas de celulosa localizada en zonas francas. En el caso de la soja controlando semillas, almacenamiento y comercialización también desde zonas francas.

El proceso se aceleró durante las presidencias de Tabaré Vazquez y José Mujica con el rol protagónico de sectores políticos que se proclaman continuadores de Raul Sendic (padre). La contradicción es evidente.

Acción, pluma y discurso de Raul Sendic no dejan margen de dudas respecto a su concepción social del uso de la tierra. Una de las consignas básicas de su práctica fue la lucha con el objetivo de tierra para el que la trabaja y su férrea oposición a la “venta del paísa grandes capitales extranjeros. Su crítica a la creación de zonas francas también fue lapidaria.”Zona franca significa ceder un pedazo del territorio para que las grandes empresas extranjeras puedan instalarse allí, libres de acatar buena parte de las leyes nacionales”. i

La apropiación del paisaje oriental por parte de grandes grupos económicos del exterior fue fundamentada, por los sucesivos gobiernos mediante el mito difundido por el Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional de promover el avance tecnológico, incremento de la producción, empleo.

La realidad, contradice su visión idílica al servicio de intereses imperiales. La extranjerización de la tierra y los enclaves exportadores derivados, funcionan como tentáculos de extracción de bienes naturales locales, y ganancias privadas hacia el exterior.

La experiencia uruguaya repite sin mayor originalidad la historia de neocolonialismo típica de la dependencia de América latina y el Caribe. El análisis de los efectos sobre la tecnología, producción y ocupación local así lo demuestran.

El control del cerno tecnológico continuó en manos de grandes compañías del exterior que se limitaron a trasladar insumos y la mecánica operativa. Semillas transgénicas, aplicación desenfrenada de glifosato y diversos agrotóxicos, significaron contaminación, daños en salud, destrucción de vida y paisajes en niveles superlativos

El dogma respecto a que el sacrificio del medio ambiente constituye el costo del crecimiento económico es desmentido hasta por las cifras oficiales. El tan publicitado aumento del producto bruto interno posterior a la crisis de comienzos de siglo, se centró en servicios como las telecomunicacionesii, el comercio, las finanzas, mientras la producción material tendió al estancamiento. El Banco Central del Uruguay registra que la producción agropecuaria creció en rangos inferiores al 1% anual en el período 2005-2019.iii

El balance sobre la ocupación es lapidario. El uso de de tierras, energía, aire y agua para grandes monocultivos de eucaliptus o soja sustituyendo producción ganadera, agrícola, apícola, granjera, frutícola, actividades turísticas, además de disminuir eslabones industrialesiv y comerciales significó destrucción de pequeña producción y de fuentes de trabajo.

El saldo es negativo para el Uruguay. La entrega del territorio solo sirve al gran capital. El pueblo paga las consecuencias.

GOTITAS DE ECONOMIA

  • El INE registra que el índice de volumen físico de la industria manufacturera en Uruguay en enero y febrero de 2019 cayó 1.6% en relación a los mismos meses de 2018v. Las horas trabajadas descendieron 6.1% y el personal ocupado cayó 5.6%. Síntomas de crisis.

  • Los ingresos por exportaciones durante el primer trimestre de 2019 descendieron 5.2% respecto al mismo lapso del año previo según datos de Uruguay XXI. Más síntomas de crisis y de retraso del tipo de cambio.

  • Cerró el emblemático Hotel Belmont House envíando 20 trabajadores al seguro de paro. La fábrica química ISUSA reduce personal y amenaza enviar 120 trabajadores al seguro de paro. Buquebús envía trabajadores a seguro de paro. Petrobrás se retiraría de Montevideo Gas. La crisis suma víctimas.

  • Declaraciones del Ministro de transporte dicen que no entiende como muchos de los defensores del ferrocarril hoy le realizan críticas a su construcción. Parece que el señor Rossi no sabe diferenciar un ferrocarril para transportar troncos y productos químicos de UPM las 24 horas del día durante todos los dias del año, con un ferrocarril para la gente.

  • El gobierno plantea la realización de un viaducto desde la terminal ferrocarrilera al puerto de Montevideo. Casualmente lo que necesitaría UPM para el transporte de los troncos a su terminal portuaria y de productos químicos del puerto al ferrocarril. El Ministro ¿también dirá que es lo que solicitaban los uruguayos?

  • El PBI de Argentina según datos oficiales registró un descenso de 2.6% durante 2018 respecto a 2017. La directora del FMI dice que sería un disparate cambiar de políticas. Mayor desigualdad, pobreza, desempleo, recesión parecen no preocuparle mientras gane la Banca.

i Zabalza Jorge. Raul Sendic. El tupamaro. Montevideo. Letra Eñe. Diciembre 2010.

ii Los criterios de cálculo determinan que cada vez que se realiza una llamada por celular el PBI crece.Además con precios del 2005, sobrevalorados respecto a la actualidad.

iiiEl índice 100 del año 2005, en el rubro agricultura, ganadería, caza y silvicultura, fue de 116 en 2018. El valor en precios constantes de 2005 fue de 36236634 para dicho año y de 42.204825 para 2018 el sector pasó de representar el 10% del PBI a menos del 8% en ese lapso.

ivLos datos revelan que la economía uruguaya acentúa su dependencia del sector primario. Las exportaciones industriales reducen su importancia.

v Calculado sin refineria. Con refinería la caída es de 0.6%.

Publicaciones

Precio del libro en Uruguay $ 200 más envío. Al exterior USD 10 más el envío.

Precio del libro en Uruguay $ 250 más envío. Al exterior USD 12 más el envío.