El dólar y las tablitas rotas

Primera quincena abril 2015.

El comentario económico.

EL DÓLAR Y LAS TABLITAS ROTAS.

El precio del dólar en Uruguay superó claramente la barrera de los 25 pesos. Factores locales e internacionales empujan la tendencia de su cotización al alza y conducen al gobierno a un dilema de hierro.

La continuidad de las políticas de “atraso cambiario” puede acentuar la destrucción de bases productivas locales. Las exportaciones se estancan o retroceden debido a que Uruguay se ha convertido en uno de los países más caros del mundo medido en dólares. La devaluación del real va a incentivar el ingreso de productos brasileros jaqueando un conjunto de sectores locales vinculados al mercado interno con consecuencias desastrosas sobre la ocupación. En este escenario se acentuará el riesgo de recesión y más tarde o más temprano, será inevitable una severa devaluación del peso.i

La política inversa, tendiente a dejar crecer la cotización del dólar, puede empujar alzas peligrosas de los demás precios internos.

En síntesis una nueva ruptura de la utilización del dólar como “ancla” de los demás precios y la gran posibilidad de crisis reiteran una película que ya vimos, aunque cambien los actores.

Recordemos antecedentes.

La denominada tablita de fines de los setenta, pretendió controlar la evolución del dólar anunciando la cotización futuraii, para fomentar el ingreso de capitales financierosiii a caballo de la estrategia de convertir a Uruguay en plaza financiera regional. Con la ganancia garantizada, el ingreso de capitales especulativos no se hizo esperar. La elevada oferta de moneda extranjera permitió provisoriamente dar previsibilidad a la cotización futura del dólar. Crédito, apertura y dólar barato incentivaron importaciones y demanda interna. Políticas similares en la región, facilitaron el experimento. La historia es conocida, después de una fase de crecimiento impulsado por el comercio y la actividad financiera, deudas públicas y privadas, culminaron en crisis bancaria y productiva.

El Banco Mundial, en los noventa, definió nuevamente el rol de Uruguay como plaza financiera y comercial. Los gobiernos de turno resucitaron el esquema de utilizar el dólar como ancla del IPC, en una nueva versión maquillada de la vieja tablita. Se reiteró el atraso cambiario. Después de una fase de auge de las importaciones, del comercio, de las finanzas, del crédito el proceso desemboco en la crisis de comienzos del nuevo siglo.

Desde mediados de la primera década del nuevo milenio, el esquema básico volvió a repetirse y con mayor profundidad. La oferta de dólares creció impetuosamente en la medida que se sumaron ventas de tierras y empresas a extranjeros, mega inversiones como las de UPM y Montes del Plata en zonas francas, excelentes precios para la exportación de productos primos de origen local e ingreso de divisas para especular con títulos de deuda pública. La creciente oferta de moneda extranjera llevó al descenso o estabilidad de su precio.

El crédito al consumo creció a niveles superlativos, las importaciones de todo tipo y la deuda pública y privada también. Los organismos internacionales y la vieja derecha económica aplaudieron a coro la vieja estrategia del nuevo gobierno. El crecimiento del PBI especialmente en servicios, comunicaciones y zonas francas y la baja en los niveles de incremento de precios dieron pie a la amnesia respecto al pasado.

La discusión económica en los medios masivos de prensa se centró a lo sumo en la cantidad de migajas a distribuir entre los sectores carenciados. Mientras tanto se concentró aún más la distribución de la riqueza especialmente en torno a la propiedad de la tierra.

En el 2015, el castillo de papel amenaza derrumbarse. Los factores que inflaron la oferta de dólares revierten. La posibilidad de venta de tierras y empresas se acota necesariamente. El espacio para nuevas mega inversiones tambiéniv. Los precios de la soja y el eucaliptus vuelven a la normalidad. La especulación financiera permitió sostener la cotización del dólar en 2014. La rentabilidad en pesos de los títulos de deuda del gobierno uruguayo fomentó la venta de moneda extranjera para prestar pesos al sector público. Pero esta posibilidad también se agota, en la medida que se hace notoria la fragilidad de la “tablita monetaria”.

A su vez, la demanda de dólares tiende a crecer. Las ganancias de las empresas y especuladores van hacia grupos inversores del exterior, pero esto requiere demanda de euros o dólares.

Dentro de este panorama, la devaluación del euro y del real frente al dólar ponen en jaque la moneda local. Los exportadores al vecino del norte y a Europa ven caer los precios de manera radical y sus presiones para promover la devaluación del peso se acentúan.

La “tablita” hace agua y corre riesgo de hundirse, o por el lado del precio del dólar o por el del producto y el empleo. La sumisión al FMI y Banco Mundial, no son buenas consejeras.

GOTITAS DE ECONOMIA

  • Los datos primarios del BCU, marcan en 2014, incremento del Producto Bruto Interno de 3,5% respecto al año anterior. El análisis por sectores permite ver que los motores del crecimiento son la producción de celulosa en zonas francas y servicios tales como las comunicaciones por celular, internet, energía, sector financiero e impuestos. ¿Uruguay productivo?

  • Con excepción de zonas francas, la industria manufacturera en Uruguay decrece su producción en los primeros meses del 2015, El empleo industrial se reduce aún más. ¿Económicamente las zonas francas son Uruguay?

  • Uruguay ha negociado el ingreso al TISA, prácticamente con total desconocimiento de la ciudadanía. Trascendió la noticia, vía las felicitaciones de Canadá. Esto implica total apertura al comercio de servicios, tales como salud, transporte, licitaciones del Estado, seguridad, entre otros. El zorro puede ingresar libremente al gallinero, y las gallinas a la guarida del zorro. La entrega de soberanía es total. Miembros del gobierno dicen que no tienen conocimiento. Parece que las negociaciones las realizó el gran bonete.

  • Los datos oficiales del INE, de enero 2015 (últimos difundidos) sobre el empleo en Uruguay registran una tasa de 59,5%, contra 60,5% de enero 2014. La desocupación medida con los criterios de la mencionada instituciónv se ubica en 6,6% tasa igual a la de 2014.

  • La nueva ley de riego impulsada por el FA, desde el gobierno implica un nuevo desconocimiento al plebiscito sobre el agua y mayor privatización de su uso, al servicio esencialmente de la soja.

  • Según los últimos datos de la CEPAL para América del sur, referidos a 2013, la mayor deuda externa sobre el PBI, es la de Chile, con 47%. Segundos se ubican Uruguay y Guyana con 41%. La prensa oriental escribe mucho sobre las dificultades financieras externas de Argentina (23%) y Venezuela (28%). Además en el PBI uruguayo se contabilizan las zonas francas que desde el punto de vista económico no forman parte del funcionamiento interno y además prácticamente no aportan al fisco.

  • Según datos del último informe de la CEPAL, la menor tasa de mortalidad infantil en América latina para el lapso 2010-2015 es la de Cuba con 5% cada 1000 nacidos vivos, (Uruguay 11,8%). La mayor tasa se da en Haití con 58%. Algunos países envían militares a Haití, otros llevan médicos.

  • La producción y el comercio mundial de armas creció un 14% en el último lustro. El “dios mercado” exige muerte para su rentabilidad. Hay economistas que lo consideran infalible.

  • El Banco asiático, de inversiones creado en octubre 2014, e impulsado esencialmente por China, encuentra cada vez más interesados.

 

i Además, el costo fiscal de mantener estable la cotización del dólar constituye un tributo muy caro, pues las elevadas tasas de interés que paga el Estado uruguayo a los prestamistas en pesos o unidades indexadas tienden a elevarse aún más

ii Mediante anuncios en prensa, difundiendo la cotización futura, en lo que el público llamó “tablitas”

iii Las tasas de interés obtenidas en pesos se convertían en elevadas tasas medidas en moneda extranjera. El conocimiento de la cotización futura de la moneda extranjera acotaba los riesgos de los especuladores.

iv En la medida que los rubros más rentables van siendo absorbidos por los grandes capitales.

v Se puede ver al respecto nuestra opinión en la noticia comentada de la segunda quincena de enero.

Anuncios
Publicaciones

Precio del libro en Uruguay $ 200 más envío. Al exterior USD 10 más el envío.

Precio del libro en Uruguay $ 250 más envío. Al exterior USD 12 más el envío.