EL PAQUETE BIDEN Y EL SUR

El gobierno de Estados Unidos acaba de aprobar un paquete económico para afrontar la crisis. Las medidas se orientan a incentivar la demanda interna. Inversiones en infraestructura, aporte de 1400 dólares a cada persona con ingresos anuales menores a 75.000 dólares, transferencias a gobiernos estatales, créditos fiscales, fondos para alquileres, entre otras medidas.

La lejanía con las recetas de manuales liberales y neoliberales, es notoria. La historia se repite, Estados Unidos, la Comunidad europea, suelen estimular la actividad económica con inversión pública, subsidios de todo tipo a empresas y consumidores, emisión de moneda.

Compras del Estado, armamentismo, guerras, son otra cara, menos publicitada de la misma estrategia, que también está presente en los primeros movimientos del nuevo gobierno de Estados Unidos, que exhibe un belicismo acelerado en todos los frentes, a la par que eleva su agresividad contra sus grandes competidores como China y Rusia.

El norte no abandonó nunca, el pensamiento de Keynes, con el silencio de los grandes organismos internacionales, que paralelamente promovían en el mundo dependiente, políticas económicas de cuño liberal y neoliberal, aunque admitiendo regalos al sistema financiero y a grandes “inversores” del exterior.

Sin embargo, vientos más flexibles se filtran en propuestas recientes del Banco Mundial y Fondo monetario internacional hacia el sur, aunque es díficil evaluar el grado de realidad o si son solo “para la tribuna”.

De todas maneras, pandemia y crisis mediante, sus informes oficiales, incluyen, en el recetario mayor cobertura y prolongación de prestaciones sociales, aún al costo de alejarse de la reducción de gastos e inversiones públicas tan apreciados por la ortodoxia del liberalismo económico.

Un “aroma keynesiano”, se filtra en el texto. “Lo más probable es que la deuda adicional asumida para financiar tales iniciativas tenga en última instancia un costo nulo, ya que habrá incrementado el tamaño de la economía y la base tributaria futura”.

Las propuestas, parecen dejar de lado, la teoría del “derrame” que promovía concentración de ingresos para financiar supuestas inversiones y crecimiento que gotearían hacía sectores populareslas medidas de tributación y gasto deberían privilegiar iniciativas que ayuden a estimular el producto potencial, garantizar un crecimiento participativo que beneficie a todos”.

Incluso se apunta a una tributación que recaiga sobre la riqueza. “Los gobiernos quizás deban plantearse la posibilidad de incrementar los impuestos progresivos aplicados a los particulares más acaudalados y a los que se ven menos afectados por la crisis (por ejemplo subiendo las tasas impositivas vigentes para las categorías de ingreso más altas, las propiedades más costosas, las ganancias de capital y los patrimonios), así como la posibilidad de modificar la tributación de las empresas para asegurarse de que paguen impuestos acordes con sus ganancias i

Es difícil rastrear las causas de las “herejías” del FMI respecto a la religión liberal, aunque la histora reciente de los créditos otorgados por el organismo al gobierno Macri parece tener influencia. Sus apoyos financieros se iban como en un colador hacia el exterior, potenciando la deuda pública.

Tampoco son de descartar razones políticas, incluyendo descalabros electorales de gobiernos cuyas conducciones económicas eran o son dirigidas por sus alumnos más adictos.ii

Las interroganters son muchas y quedan abiertas a las más diversas respuestas.

Mientras tanto el gobierno uruguayo contnúa refugiado en su fundamentalismo neoliberal. Recorte de gastos, inversiones, salarios públicos, privatizaciones, mas apertura a todo tipo de mercancías y capitales.Y nada de impuestos a los acaudalados, aunque los admita el Fondo.

GOTITAS DE ECONOMIA

  • Los datos del BCU, con la nueva base de cálculo, registran un descenso del PBI de 5.9% en 2020. El presupuesto quinquenal lo elaboraron suponiendo una caída de 3.5% para el año citado.
  • El INE registró una tasa de desocupación de 10.7% para enero de 2021 en Uruguay. Ultimo dato registrado. Si querés, sumale, seguros de paro y los que no buscaron trabajo por la pandemia.
  • Tienda Inglesa en Uruguay, que tiene entre sus accionistas al grupo Goldman Sachs, expande sus negocios en el país comprando supermercados en los departamentos de Maldonado y Canelones.
  • El Mercosur, cumplio 30 años. De integración real, entre los países del área, poquito. Apenas zona de libre comercio. Y algunos financistas, mercaderes y gobiernos como el uruguayo, lo quieren todavía más abierto. ¿Será para importar sin aranceles y revender a la zona compitiendo con productos locales protegidos?
  • El gobierno de Estado Unidos amenaza con sanciones a las empresas que participen de la construcción del gasoducto ruso Nord Stream 2, que a través del Baltico duplicaría el suministro de gas a Alemania. Los supuestos defensores de la “libertad económica” al desnudo.
  • Un buque encallado en el estrecho del Canal de suez, que une el Mediteráneo con el Mar Rojo entorpece el tráfico en la zona Por allí pasa el 30% de tránsito de contenedores y 12% del comercio mundial. Especialmente entre Europa y Asia.

iIdem.

ii, Pese,incluso, al enorme apoyo, desinformación e inexactitudes, difundidas por prensa masiva pro imperialista e incluso la parcialidad de algunos poderes judiciales.

Publicaciones

Precio del libro en Uruguay $ 200 más envío. Al exterior USD 10 más el envío.

Precio del libro en Uruguay $ 250 más envío. Al exterior USD 12 más el envío.

A %d blogueros les gusta esto: