Exportaciones y dependencias

Segunda quincena mayo.

El comentario económico.

EXPORTACIONES Y DEPENDENCIA

En los primeros meses del 2015, los ingresos por exportaciones disminuyen. Según los datos que registra Uruguay xxi, en el acumulado enero-abril, los ingresos por solicitudes de exportaciones de bienes fueron de 2706 millones de dólares lo que significa un descenso del 4,4% respecto al mismo período del año anterior.

El resultado tiene múltiples causas, algunas internacionales y otras locales. Luego de una etapa de fuerte crecimiento los precios internacionales de materias primas y alimentos que Uruguay exporta tienden al descenso. El denominado “atraso cambiario” implica precios internos en dólares mayores al resto del mundo dificultando el acceso a diversos mercados. El estancamiento o aún descenso de la producción en cadenas agropecuarias cuyo rendimiento en gran medida depende del clima.

Carne y derivados, cereales, madera, lácteos, arroz, representan el grueso de las exportaciones de bienes del país. Rubros que presentan rasgos en común. El carácter primario, la presencia dominante de grandes capitales foráneos, el rol del monocultivo y la prioridad de las ventas externas, por sobre las necesidades de la población.

No podemos menos que recordar las palabras de Raúl Sendic (padre), al respecto. “en el Uruguay de hoy sobra alimentación (…) y otra vez bajo el bizarro lema de exportar, exportar, lo que estamos haciendo es vender a precio ruinoso lo básico para el pueblo y obtener con ello las divisas para importar lo superfluo para la mayoría (…) así se explica que haya hambre en un país que tiene sobrante de todos los alimentosi.

Sus palabras mantienen plena vigencia. Incluso la estrategia de la conducción económica en estos aspectos se ha acentuado, incentivando una oleada de inversiones extranjeras en compras de tierras, absorción de empresas, mega emprendimientos que fomentaron el monocultivo exportador, en un marco mundial de expansión de grandes grupos económicos en busca de extraer materias primas y alimentos para satisfacer la ascendente demanda China.

En consecuencia, la concentración y transferencia de riquezas al exterior, se han acentuado, a la par que el peso del mercado externo en el destino de las ventas de alimentos ha crecido. Los precios locales de la carne, el pan, la leche, son determinados directamente por el mercado mundial. El mercado interno recibe los productos de menor calidad y alimentos básicos en la mesa de los uruguayos se van convirtiendo en artículos de lujo para gran parte de la población.

Es decir la profundidad de los cambios en el agro uruguayo, no representan solamente el triunfo total de la lógica capitalista, de por sí injusta y explotadora sino que se adiciona una dependencia creciente respecto a centros imperialistas cada vez más voraces y saqueadores de recursos de los países del sur.

En ese plano las políticas económicas en Uruguay acentúan la subordinación. La impunidad de las empresas sojeras, forestales, extractivas para seleccionar tecnologías limitadas o prohibidas en sus países de origen, eludir impuestos, controles y reducir costos por la vía de pagar menores salarios llega a niveles realmente alarmantes.

Zonas francas, paraísos fiscales, neoliberalismo, impunidad, generan cada vez más subordinación a los intereses de los países centrales y una salida creciente de ganancias de las grandes empresas hacia el exterior. Paralelamente el deterioro de la naturaleza se agudiza.

Las venas del Uruguay están cada vez más abiertas.

GOTITAS DE ECONOMIA.

  • El índice de precios al consumo de abril según datos del INE incrementó 0,57% respecto al mes anterior y llegó a 4,65 entre enero-abril del 2015. La sensación de los consumidores, pauta cifras mayores.

  • El director de salud de la intendencia de Montevideo, Pablo Anzalone admite en base a una encuesta del INE, y la Universidad de la República que el 4% de los niños uruguayos menores de tres años pasan hambre, y uno de cada tres tienen anemia. Mientras tanto la propiedad de la tierra se concentra con latifundios superiores a las 200.000 hectáreas. Y los gobernantes hablan de equidad.

  • Los productores de caña de Bella Unión se encuentran en conflicto con ALUR, por el precio de su producción. Trabajadores de las colonias derivadas de la lucha de UTAA y pequeños plantadores, argumentan que los precios ofrecidos por la empresa no cubren sus costos.

  • De acuerdo a un monitor privado sobre la deuda interna del Uruguay, en el primer trimestre de 2015, el 83% de los usuarios de crédito tiene algún préstamo vigente y el 69% tiene algún crédito a amortizar por compras o crédito directo. El promedio es de 2,1 deudas por persona.

  • En el primer trimestre del 2015 el producto bruto de Estados Unidos creció 0,2%, bastante menos de los que esperaban analistas.

  • La tasa SELIC, que regula lo que paga Brasil a los acreedores que compran deuda pública de ese país volvió a crecer de 12,75% a 13,25%. En lo inmediato fortaleció el real frente al dólar debido a que la ganancia esperada por los prestamistas al estado brasilero incrementó la demanda de reales. Pero quizás por el riesgo a los pocos días el dólar volvió a subir por encima de los 3 reales.

  • Desde el 3 de abril, funciona en Grecia una comisión asesora sobre la deuda externa de dicho país, integrada entre otros por la presidenta del parlamento que analiza la legitimidad, legalidad o carácter odioso de la misma. Ya se identificaron 53.000 millones de euro que podrían tener ese carácter.

  • China reduce sus tasas de interés y posiblemente el efecto sea debilitar su moneda. Si eso fuera así, las ventas al mencionado mercado verían caer sus precios en dólares.

i Raúl Sendic, revista Medio Mundo, 1986.

Anuncios
Publicaciones

Precio del libro en Uruguay $ 200 más envío. Al exterior USD 10 más el envío.

Precio del libro en Uruguay $ 250 más envío. Al exterior USD 12 más el envío.