Julio 2014. Primera quincena.

Noticia comentada.

LOS BUITRES Y NOSOSTROS.

Un señor me robo todo y al verme tan mal después, me dio un empréstito en cuotas y me cobra el interés”.

La copla que cantaba Marcos Velázquez, en mi opinión, resume de la mejor manera, la relación entre el sistema financiero especulador y los países del sur.

El aval dado por el sistema jurídico de Estados Unidos a los fondos especulativos más rapaces, pone en el tapete el tema de la deuda pública en el cono sur de América latina. Los denominados “fondos buitres” jaquean a Argentina. Los acreedores que compraron títulos de deuda a precio de ganga, se negaron acogerse a las refinanciaciones y pretenden cobrar obteniendo ganancias de fábula.

La importancia económica directa de la resolución judicial imperial no es significativa. Los 1330millones de dólares, representan una cuota ínfima de la deuda del país vecino. Aún bajo el supuesto que todos los acreedores en situación similar, lograran el mismo resultado, se llegaría a penas al 7% de la deuda pública Argentina.

La situación argentina tampoco es especialmente grave en relación al panorama general. A vía de ejemplo, la deuda representa el 44% del PBI, mientras que la uruguaya supera el 60%.

Más allá del caso argentino, y la posible incidencia de sectores económico nostálgicos del ex ministro de Economía Domingo Cavallo el tiro por elevación repercute en toda la zona. El panorama que genera la diversidad de acreedores, fondos de pensión, fondos de inversión, y “ainda mais” para países que emiten títulos de deuda como forma de financiamiento quita flexibilidad a los intentos de renegociación en un mundo en el que en los últimos 35 años, setenta países han estado en reestructuras de deuda o cesaciones de pago.

Hasta el FMI, expresa su preocupación ante una medida que limita posibilidades de negociación en situaciones de imposibilidad de pago. El organismo en diversas oportunidades ha otorgado “ayudas” condicionadas a la voluntad de privilegiar la deuda frente a cualquier obligación, y la adopción de sus recetas.

La realidad es empecinada. Quizás impulse a los deudores a unirse frente a la prepotencia de especuladores. Méjico, Brasil, entre otros países que no se caracterizan por su antiimperialismo han expresado su solidaridad con Argentina.

La subordinación no genera caminos de salida. La inviabilidad de las políticas instauradas desde el imperio surge de la realidad. Los países que aceptaron las recetas, del FMI, vuelven a endeudarse en niveles insoportables para los pueblos que soportan el peso de los pagos de intereses. Las deudas se transformarán en impagables.

La preocupación de los organismos internacionales, quizás sea solo declarativa, aunque también los sectores más lúcidos pueden llegar a interpretar que el fallo amenaza apretar tanto la soga sobre los deudores, que puede conducirlos a incumplimientos por necesidad en momentos en que muchos países se encuentran en grandes dificultades.

A los buitres se les ha ido la mano (o las garras). Las opciones para muchos países deudores se reducen y la necesidad de realizar auditorías y tomar medidas conjuntas se torna cada vez más evidente.

GOTITAS DE ECONOMIA

  • El BCU, publicó los datos del producto bruto interno de los primeros tres meses del 2014. Las cifras exhiben un descenso del 0.4 (“desestacionalizado”, es decir, intentando quitar el efecto contable de las actividades zafrales) en relación al último trimestre del 2013. Respecto al primer trimestre del año anterior las cifras describen un incremento del 2,4% Más allá del menor ritmo, de crecimiento, descienden actividades productivas (industria, agro, construcción) y lo que se contabiliza como motor del crecimiento son las conexiones a internet (con ponderaciones cuestionables de cuantificación), servicios logísticos, actividades en zonas francas, finanzas, e impuestos. Curiosamente también para las cifras oficiales crecen los servicios de salud y educación.

  • El crédito al consumo continúa creciendo muy por encima del producto con tasas de interés generalmente siderales. La deuda privada y la pública engordan.

  • El ministro de industrias, expresó la voluntad de solventar las deudas de ANCAP, emitiendo más deuda. El gobierno no se caracteriza por la creatividad. Me gustaría conocer (pero ni siquiera están los balances) los efectos de créditos, regalos y no pagos de la privatizada PLUNA

  • Uruguay reestructura deudas extendiendo plazos de vencimiento. Paralelamente se aplaude a sí mismo, por la “hazaña”. Cada familia uruguaya debe en promedio solo por concepto de esta deuda pública y sin contabilizar los intereses más de 33000 dólares que pueden sumarse a sus deudas privadas. Las deudas del sector público uruguayo ya llegan hasta el 2050 afectando hasta los bisnietos. Además las tasas de interés que paga Uruguay en dólares o en pesos equivalentes a dólares son muy superiores a las internacionales. La publicidad oficial bate palmas pese a todo. Se aferra al dato que una empresa privada que califica el riesgo de los especuladores mejoró marginalmente la nota que se le asigna al gobierno uruguayo. Las calificadoras premian la enorme voluntad del gobierno local de dar prioridad a los banqueros sacrificando los bolsillos del pueblo oriental.

  • El gobierno estudia eliminar tributos a la exportación de ganado en pie. Un sacrificio fiscal en beneficio del trabajo ajeno en los países importadores y en perjuicio de los obreros frigoríficos uruguayos que “pagan el pato” de un conflicto entre capitalistas.

  • Uruguay amplía los márgenes de producción de celulosa para UPM. Más y peor, contaminación del aire, agua, naturaleza en defensa del modelo de zonas francas, monocultivos del eucaliptus, enormes latifundios y capitales. El sistema político con representación parlamentaria aplaude a coro, algunos hasta hablan de acto de soberanía ¿serán finlandeses?

Anuncios