RUIDO Y NUECES DEL TLC DE LA SEDA.

Entre bombos y platillos el gobierno uruguayo informó la realización de estudios de pre factibilidad para intentar avanzar en un tratado de libre comercio con China.

La información se inscribe en la propuesta del presidente Lacalle de “flexibilizar” el Mercosur, de tal manera que se admitan acuerdos bilaterales sin la anuencia de otros miembros del bloque.

Por el momento hay más ruido que nueces sobre su potencial contenido, alcances, trayectoria futura, repercusiones concretas en el Mercosur y Uruguay.

Sobran interrogantes que quizás el futuro vaya develando. Alguna de las que me parecen más trascendentes se refieren a

¿Cuales serían los efectos inmediatos y futuros sobre la región y vigencia del Mercosur? Diversas declaraciones reflejaron la multiplicidad de posiciones en el bloque. Miembros de la cancilleria argentina señalaron que el potencial Tratado bilateral implicaba la exclusión uruguaya del Mercosur, Brasil no se ha expresado oficialmente y Paraguay que mantiene relaciones con Taiwan ha optado por el silencio.

El panorama de la región abre un amplio abánico de posibilidades de reacción de nuestros vecinos de muy díficil pronóstico en caso de avanzar las negociaciones.

¿Cual es el interés real del gobierno Chino en un país de 1400 millones de habitantes por realizar un acuerdo con un país de 3.5 millones? La respuesta no parece sencilla, especialmente si consideramos que los pasos dados en torno a posibles acuerdos de libre comercio con Uruguay entre 2016 y 2018 no fructificaron debido al desinterés del país asiático.

Más allá del peso de factores geopolíticos en el marco de competencia global con Estados Unidos no son fáciles de discernir los posibles objetivos económicos del coloso asiático, ni hasta donde estaría dispuesto a entorpecer sus relaciones con Argentina y Brasil por realizar acuerdo bilateral con Uruguay.

En un marco de evaluar posibilidades quizás la idea sería utilizar a Uruguay como plataforma de ventas de productos industriales a los países vecinos eludiendo medidas proteccionistas de Argentina o Brasil. En esta perspectiva no parece viable que estos países acepten pasivamente competencia proveniente desde Uruguay.

Cuales serían las consecuencias sobre Uruguay.?

El comercio con China representa actualmente aproximadamente el 30% de las ventas externas y 20% de las importaciones, con valores variables en función de los precios internacionales. Las exportaciones se concentran esencialmente en un pequeño grupo de cadenas primarias entre las que se destacan carnes, soja, pasta de celulosa que representan más del 85% del total. Las importaciones abarcan diferentes productos industriales, insumos, fertilizantes, entre una amplia gama.

Los efectos dependerán de las características que asuman los potenciales tratados. Negociaciones sin una estrategia nacional, ni amparo regional dificilmente conduzcan a buenos resultados para el país.

La experiencia demuestra que si los “mercados” guían la evolución del comercio el resultado generalmente reproduce de manera ampliada los rasgos previos. En este caso se consolidaría una estructura que reproduce formas típicas de dependencia comercial en que Uruguay vende productos primos e importa artículos industriales.

Uno de los objetivos explícitos del gobierno uruguayo consiste en evitar algunos tributos que pagan exportaciones desde Uruguay para ingresar al mercado asiático. En el caso que el potencial acuerdo se concrete sobre la base de una rebaja mutua de arancelesi los beneficiarios locales serían grandes frigoríficos propiedad de capitales brasileros, intermediarios de la soja, grandes importadores desde China. Los mayores riesgos serían para industrias orientadas al mercado local.

Los defensores más optimistas del TLC suponen que la rebaja de aranceles a la carne vendida a China, elevaría en grado similar los ingresosii de la cadena exportadora desde Uruguay. Curiosamente su razonamiento es inverso respecto a las importaciones desde China. En este caso suponen que la exoneración iría totalmente a los usuarios en Uruguay. Milagros teóricos de economistas neoliberales en su versión criolla.

En terminos teóricos y con estrategias y políticas muy diferentes a las vigentes podrían suponerse búsquedas de acuerdos con otros escenarios orientados a alcanzar más variedad de productos exportados, mayor valor agregado en rubros como lácteos, lanas, cueros, mayor presencia de pequeñas empresas.

De todas maneras hoy por hoy, los hechos se limitan a un show mediático sobre un posible Tratado bilateral que aún no tiene forma ni contenidoiii pero que se ofrece como fuente de mayores ganancias a cadenas exportadoras controladas por grandes capitales.

GOTITAS DE ECONOMIA

  • El índice de de volumen físico de la industria localizada en Uruguay creció 11.6% en el período enero- julio 2021 en relación al 2020 impulsado por el rubro alimentos y en particular frigoríficos. El personal ocupado aumentó 5.3%. Mayor productividad de los trabajadores en marcos de menor salario real. La crisis no es igual para todos.
  • Cámaras empresariales proponen salarios por debajo de los laudos mínimos. Mientras gozan de zonas francas, declaraciones de interés nacional, exoneraciones, renuncias fiscales, devoluciones de impuestos, subsidios. Insaciables.
  • Desde el 2 de setiembre del presente año, Uruguay fue admitido como miembro del Banco de Desarrollo fundado por el grupo de países denominado BRICSiv.
  • Rusia completó la construcción del gasoducto Nord Stream 2 que le permitirá duplicar el suministro de gas al resto de Europa. Esencialmente a Alemania a través del Báltico.
  • En España el precio de la luz bate sucesivos records, al alza. Naturgy, Endesa, Iberdrola, EDP, son las cuatro grandes que controlan el mercado de energía en el país ibérico. Será la eficiencia privada de la que hablan liberales y neoliberales de toda laya.
  • El comercio exterior de China creció 23.7% los 8 primeros meses del 2021 en relación al año previo.

iPromediando 12% para carne y subproductos, 3% soja. Alrededor de 10% leche en polvo. La celulosa ingresa actualmente sin pagar aranceles.

iiNi siquera es seguro que en ese caso las exoneraciones se trasladen automáticamnete al valor de las exportaciones desde Uruguay. Y que no queden en manos de intermediarios ubicados en el país asiatico..

iiiNos recuerda un viejo texto de la murga Falta y Resto, sobre un conjunto que no tenía presentación, letra, ni despedida.

ivLos BRCS están conformados por Brasil, Rusa,China, India, Sud Africa.

Publicaciones

Precio del libro en Uruguay $ 200 más envío. Al exterior USD 10 más el envío.

Precio del libro en Uruguay $ 250 más envío. Al exterior USD 12 más el envío.

A %d blogueros les gusta esto: